¿Cómo podemos utilizar la gamificación en educación?

Gamificación en educación

La gamificación es una técnica que ha ganado muchos adeptos en los últimos años en el mundo de la educación. La gamificación permite que los alumnos adquieren los conocimientos de manera entretenida, lo que mejora los resultados.

¿Cómo podemos utilizar la gamificación en educación?

La gamificación se puede utilizar de diversas maneras. Dependiendo del tipo de formación se pueden hacer simulaciones que preparen a los alumnos para entornos reales.

Otra manera muy común es realizar el mítico juego de preguntas y respuestas para que los alumnos sean capaces de responder preguntas concretas.

Otra práctica es dividir la materia en módulos y cada uno de estos módulos serían fases del juego. Cada una de estas fases tendría unas metas especificas que el alumno debe alcanzar para pasar al siguiente nivel.

Como en todos los juegos los alumnos serán un personaje con su historia y sus objetivos, esto les ayudará a estar involucrados dentro de la clase, ir resolviendo problemas de manera lúdica y aprender mientras se va aplicando la teoría durante el desarrollo del juego.

¿Cómo se aplica la gamificación en la educación?

Para aplicar la gamificación y basar el aprendizaje a los juegos es necesario seguir una serie de pasos sean cuales sean los contenidos que se quieren aplicar.

Lo primero es definir un objetivo claro. Establecer que conocimientos queremos que los alumnos aprendan mediante el juego. Este aprendizaje deberá transformarse y poder plasmarse en las propuestas lúdicas.

Tras esto habrá que especificar los retos que deben superar los alumnos que les ayude a motivarse. Todos los juegos deben plantear un reto al alumno para que estos quieran superarlos y, por lo tanto, mantengan la motivación. Los retos se le deben explicar al alumno desde el principio, así como las normas del juego de manera que queden claras.

Otro aspecto para tener en cuenta es la creación de sistemas de recompensas. Este punto al igual que los retos sirven para que el alumno tenga una motivación más allá del aprendizaje. Todos los juegos se tienen que basar en un reto y una recompensa para conseguir que los alumnos sigan el desarrollo del juego.

El juego debería contar con diferentes niveles que vayan aumentando su dificultad de manera creciente según vayan avanzando.
Durante el desarrollo del juego debemos intentar que el alumno intente superarse para mejorar y mantener la motivación.

¿Qué es gamificación educativa ejemplos?

La gamificación en educación consiste en trasladar la mecánica de los juegos al ámbito educativo para conseguir mejores resultados. Es importante ya que los alumnos adquieren conocimientos constantes de una manera más entretenida y, por lo tanto, más eficaz y duradera. En el artículo de que es la gamificación explicamos con más detalle en que consiste esta técnica.

Uno de los ejemplos es para aquellas personas que por ejemplo están realizando un curso de Administración de Empresas, dentro de la clase se podría crear una simulación para administrar una empresa ficticia.

Para las clases de matemáticas una practica es diseñar un robot. Los alumnos tendrán que realizar cálculos y aprender aspectos como el área y el perímetro de una manera de lo más divertida.

Otra opción a la hora de tener que aprender vocabulario o conceptos concretos es jugar al ahorcado. Este tradicional juego de palabras puede aplicarse al área formativa aplicando el vocabulario que se debe aprender.

Los avances en las nuevas tecnologías han provocado que cada vez se utilice más la técnica de la gamificación, por esto, cada vez son más los profesionales que deben especializarse en este ámbito. Para ello, podrían realizar un máster gamificación.