¿Qué inversión se necesita para desarrollar un videojuego?

La industria del videojuego es una de las industrias del entretenimiento que más crecimiento ha experimentado en los últimos años. Cada vez son más los profesionales y las productoras que se dedican a desarrollar y crear videojuegos. Se trata de un sector que aglutina millones de consumidores alrededor de todo el mundo y que genera cada año grandes cantidades de beneficios económicos. Ante la proliferación de este tipo de productos culturales muchas veces nos preguntamos: ¿Qué se necesita realmente para desarrollar un videojuego? ¿Qué tipo de recursos o habilidades se requieren para diseñar este tipo de juegos del mundo digital? ¿Qué inversión se necesita para crear un videojuego?

El mundo de los videojuegos es un mundo muy prolífico y complejo donde existe una gran diversidad de estilos, públicos, temáticas, géneros y dinámicas. Obviamente cada juego tiene su propia personalidad y su desarrollo será diferente al que podría tener otro juego completamente distinto. En esta publicación trataremos de una manera somera algunos de los puntos clave a tener en cuenta a la hora de producir un videojuego, así como la inversión necesaria para poder crearlo.

 

¿Cuánto dinero se necesita para crear un videojuego?

Como cabe esperar, no existe una respuesta única a esta pregunta y la inversión para desarrollar un videojuego dependerá de las dimensiones y la complejidad del mismo. Algunos pequeños videojuegos para móviles pueden ser creados sin apenas equipo ni inversión; en cambio, otros videojuegos más ambiciosos y con un gran equipo cuentan con presupuestos millonarios, Red Dead Redemption por ejemplo contó con una producción de 100 millones de dólares. Entre medias encontramos producciones de videojuegos independientes, donde muchas veces creativos y programadores suponen un equipo de 5 o 10 personas y el presupuesto es un par de miles de euros.

 

¿Qué se necesita para desarrollar un videojuego?

Como hemos comentado anteriormente cada videojuego responderá a unas necesidades concretas y su desarrollo podrá ser distinto al de otro videojuego. No obstante, en todos los procesos existen una serie de estadios donde se deben considerar ciertas cuestiones.

Diseño. Esta primera etapa consiste en el proceso creativo donde se empieza a plasmar el concepto inicial. Aquí mediante una lluvia de ideas comenzamos a esbozar lo que queremos que sea nuestro videojuego. Todo ello debe quedar planificado en una investigación que refleje cómo será la mecánica del juego, cuál será la historia, cómo va a ser el universo donde transcurra, cuál será la estética y el diseño visual, qué recursos va implicar, quién será la audiencia potencial a la que irá dirigido o qué género definirá a nuestro videojuego (plataformas, aventura gráfica, beat ‘em up, de rol, etc.). Este informe donde se reflejan todas estas cuestiones será el documento de diseño del videojuego.

Desarrollo. Una vez que ya hemos dibujado una primera idea, el siguiente paso es darle forma. En esta fase debemos empezar a trabajar con el game engine o el motor de juego; se trata de un tipo de software de programación especializado que proporciona las técnicas y las herramientas necesarias tanto como para el desarrollo visual como para el desarrollo mecánico que asegure el funcionamiento del juego. Algunos de los motores de juego más usados son Unity, Unreal Engine o GameMaker. Debes escoger el mejor lenguaje de programación para tu videojuego y comenzar a desarrollar el código de secuencia de comandos

Perfeccionamiento. Una vez que has terminado tu primer prototipo, revísalo. Ten en cuenta cómo será la experiencia del jugador. Refina todos los errores y las imperfecciones. Examina todas las facetas: la historia, el diseño de personajes, los efectos de sonido, etc. Asegúrate de que el universo que has creado es interactivo y explorable.

Testéalo. Antes de lanzar tu videojuego, pruébalo para comprobar su calidad. En esta etapa puedes contar con un equipo de control de calidad que pueda experimentar tu videojuego e informarte desde un punto de vista técnico. Es muy importante evitar los glitches o los bugs que afectan a la usabilidad de los videojuegos.

Estrategia de marketing. Una vez que tu videojuego ya ha sido planificado, diseñado y desarrollado toca lanzarlo al mercado. Pero antes es necesario pensar sobre ciertos aspectos de marketing. Debes considerar puntos como la audiencia a la que dirigirte, el uso de redes sociales para crear una comunidad, o pensar en una demo de prueba o una versión gratis.

Para todo ello es necesario contar con un equipo de técnicos, creativos y desarrolladores. Actualmente se ofertan varias titulaciones dirigidas a quienes quieren convertirse en profesionales de este sector. Si estás interesado en desarrollar tu propio videojuego y comenzar tu carrera en este ámbito profesional, te animamos a echar un vistazo a las titulaciones que ofrecemos en Obicex, donde ofertamos desde FP de Técnico Superior en Animación 3D, Juegos y Entornos Interactivos hasta Másteres en Diseño de Videojuegos.